Pulsa para ver la imagen a tamaño completo

Carraca bajo la lluvia

Ella permanecía impasible, esperando a su amor que la arropara, mientras la lluvia, tenaz, muy tenaz, silueteaba su figura y acariciaba su dorso hasta caer al abismo del terreno humedo y frio....mientras tanto, mi amigo Pepe Soler y yo, desde la distancia, éramos testigos silenciosos.

CRW_3113.jpg CRW_4891.jpg CRW_5274.jpg CRW_5923.jpg CRW_6300.jpg